El DAD hace un buen papel