Visita solidaria al merendero “Mamás del Corazón”

Organizado por la Secretaría de Asuntos Sociales del CEDAD (Centro de estudiantes del DAD), el día 10 de setiembre se realizó una visita al merendero “Mamás del Corazón” ubicado en el Algarrobal, departamento de Las Heras.

10 de septiembre de 2019, 14:55.

Visita solidaria al merendero  "Mamás del Corazón"

Ampliar imagen


Compartieron un desayuno, hicieron juegos como la escondida, juegos con las manos, a la pelota etc.

Repartieron juguetes donados entre los chicos que asistieron y dejaron otros para chicos que no pudieron asistir.

Fueron acompañados por la Profesora Nora Besso, el Psicólogo José Alberto Muñoz y Adriana Mazzeo.

Aprovechando la experiencia de la Prof. Besso con el proyecto “El DAD Hace un buen papel” se mantuvieron charlas para ver la posibilidad de hacer una huerta que los ayude con la comida para el merendero, incentivando la labor comunitaria de la misma para el sustento propio del lugar.

Se comprometieron a llevar en otra oportunidad almácigos, semillas y plantines que puedan ser utilizados en la futura huerta.

Se les propuso a las mamás que fueran viendo la posibilidad de construir un cierre para la huerta para evitar el ingreso de animales que pudiera dañarla.

También se harán trámites para la plantación de árboles, que la profesora Besso gestionará con la Dirección de Recursos Naturales de la Provincia y otras instituciones.

Sobre el merendero

Son siete mamás de tres nacionalidades distintas, de entre 30 y 35 años,  que se organizaron y comprometieron en mantener funcionando el merendero desde hace dos años. Están tramitando la personería jurídica.

La municipalidad de Las Heras los ayuda con harina, por lo general una vez al mes, y con aproximadamente 24 kg.

No tienen gas y cocinan todo a leña, que buscan y recogen en los alrededores. Una vez a la semana encienden el horno a leña y lo utilizan para cocinar pan. Todas las madres amasan y participan en la preparación.

Tampoco disponen de agua potable en el lugar, si acceden con agua de pozo que se utiliza para la fabricación de ladrillos, tarea a la que suelen dedicarse las familias del lugar.

Asisten diariamente, aún si llueve, nieva, truene o haga un calor agobiante, aproximadamente 86 menores de edad y alrededor de 20 madres.